¿Cuál es el límite de los gastos financieros deducibles?

Los impuestos a declarar en una empresa en esta año 2021, como la de todos, no está desprovista siempre de lo que llamamos «dudas razonables» al tener que poner en orden contable nuestra fiscalidad. Quizás esta es una más entre ellas. «¿Cuál es el límite de los gastos financieros deducibles?». Bueno hay matices, Os los explicamos en este artículo.

Debemos de recordar que hay una clara ausencia de normativa fiscal específica, por lo que deberán admitirse como fiscalmente deducibles en el impuesto de sociedades los gastos financieros contabilizados como tal, ni más ni menos. Nos referimos, claro está, a los anotados contablemente en el subgrupo (66). Vamos al detalle. Primera «x» a despejar.

¿Qué hemos de entender como por gastos financieros?

La definición más directa sería, que los «Los gastos financieros son aquellos que debe pagar una empresa por usar capitales ajenos» Es decir, si una sociedad acude a terceros en busca de financiación ajena (entidades financieras o bancos normalmente) deberá asumir el coste de pagar unos intereses.

En definitiva, los gastos financieros se suelen originar en los préstamos. Estas cuotas que la sociedad paga a la hora de amortizar dichos préstamos están divididas en dos partes.

(1) La primera, tendrá que ver con la devolución del capital prestado (2) La otra los intereses  pactados en la financiación. Lo que quiere decir que el pago de las cuotas de capital no supondrá un gasto para la empresa pero si el de los intereses.

Segunda aclaración; Gastos deducibles y no deducibles en el impuesto de sociedades.

Los gastos no deducibles en el impuesto de sociedades los delimita claramente la propia ley en su artículo 15 “Gastos no deducibles”. 

 Se encuentran entre ellos los que se refieren a la retribución de fondos propios, multas y sanciones, pérdidas de juego, donativos y liberalidades, etc.. Entre ellos solo se mencionan a determinados gastos financieros derivados con entidades del grupo.

Según esto, y al no estar incluidos los gastos financieros dentro de la partida de “no deducibles” entendemos que si lo van a ser. El problema está en que no lo serán en su totalidad sino que están limitados.

Limitación de los gastos financieros en el impuesto de sociedades

Los gastos financieros no van a poder deducirse en su totalidad pues la ley del impuesto establece una limitación. El artículo 16.1 permite deducir los gastos financieros netos con el límite del 30% del beneficio operativo del ejercicio.

Estos conceptos se definen de la siguiente forma:

  • Gastos financieros netos: el exceso de gastos financieros respecto de los ingresos derivados de la cesión a terceros de capitales propios devengados en el período impositivo, excluidos aquellos gastos financieros derivados operaciones realizadas con
  • Beneficio operativo: se determina a partir del resultado de explotación de la cuenta de Pérdidas y Ganancias del ejercicio (determinado de acuerdo con el Código de Comercio y la contabilidad):
Eliminando(-) =(1) La amortización del inmovilizado.
(2) La imputación de subvenciones de inmovilizado no financiero y otras.
(3) El deterioro y resultado por enajenaciones de inmovilizado.
Adicionando(+)= Los ingresos financieros de participaciones en instrumentos de patrimonio que se correspondan con dividendos o participaciones en beneficios de entidades en las que se cumplan alguno de los siguientes 2 requisitos:

(1) El porcentaje de participación, directo o indirecto, sea al menos el 5%.
(2) Dichas participaciones no hayan sido adquiridas con deudas cuyos gastos financieros no resulten deducibles por aplicación del artículo 15.1.h LIS.

Finalmente, otras cosas a tener en cuenta serían estas tres:

(1) Límite del millón de euros

El propio artículo establece que en todo caso, serán deducibles gastos financieros netos del período impositivo por importe de 1 millón de euros. Es decir, el primer millón de euros es deducible y una vez superado, deberemos comprobar el límite antes indicado.

(2) Si los gastos financieros superan el límite

Los gastos financieros netos que no hayan sido objeto de deducción, por superar el límite del 30% del beneficio operativo del ejercicio, podrán deducirse en los períodos impositivos inmediatos y sucesivos, conjuntamente con los del período impositivo correspondiente, y con el mismo límite del 30%.

(3) Si los gastos financieros no superan el límite

El artículo 16.2 TRLIS, establece que, en caso de que los gastos financieros netos del período impositivo no alcanzaran el límite del 30% del beneficio operativo, la diferencia entre el citado límite y los gastos financieros netos del período impositivo se adicionará al límite previsto en el apartado 1 de este artículo, respecto de la deducción de gastos financieros netos en los períodos impositivos que concluyan en los 5 años inmediatos y sucesivos, hasta que se deduzca dicha diferencia.

En fin, esperamos que esta información haya sido de gran utilidad y haya contestado esta pregunta bastante generalizada. Os recordamos que aún tenéis hasta el 30 de Junio para realizar vuestra campaña de la Renta del 2021 y que estamos aquí para ayudaros.

B&M ASESORES

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: